16

Oct

Clasificación de yesos dentales: cómo elegir el más adecuado

El yeso dental (es decir, el sulfato de calcio) es uno de los materiales más ampliamente utilizados en odontología y para prótesis dentales; su utilización no se limita a las impresiones de las arcadas dentarias, sino que se emplea en muchas otras fases, como el bloqueo de los modelos en el articulador y la creación de muflas.

Precisamente por la multitud de aplicaciones de este material en el ámbito de las prótesis dentales, existen distintas fórmulas de yeso, cada una con sus propias características, para adecuarse a cada fase del trabajo en el laboratorio.

El yeso es un material presente en la naturaleza que se somete a procesos de pulverización y calcificación antes de su comercialización en forma de polvo; al añadirle agua, se obtiene una mezcla maleable por un corto período de tiempo y que se solidifica poco después de adquirir la forma deseada.

Para lograr modelos de calidad, se recomienda la máxima precisión en las distintas fases de elaboración especialmente respetando las proporciones de líquido y polvo indicadas por el fabricante, así como los tiempos y los modos de trabajar con la espátula para prevenir inclusiones de aire que conllevan la formación de burbujas. Durante el proceso de mezcla se produce la reacción de fraguado, cuya duración se denomina tiempo de fraguado.

Tipos de yesos

Dependiendo de los procesos a los que se somete el yeso antes de su comercialización, se obtienen características específicas que requieren distintas cantidades de agua en la fase de mezcla y que permiten su clasificación en 5 tipos.

  • Tipo I/II – Yeso blando para impresiones
  • Tipo III – Yeso blando
  • Tipo IV – Yeso duro para modelos
  • Tipo V – Yeso extraduro para modelos

A medida que se avanza en la tabla, disminuye el tiempo de fraguado del yeso, así como la cantidad de agua necesaria con la misma cantidad de polvo y el porcentaje de expansión de fraguado. Por consiguiente, aumenta la dureza de los yesos, así como su capacidad de conservar fielmente a lo largo del tiempo los detalles reproducidos.

Diferencias entre los tipos de yeso

La elección del tipo de yeso depende de la aplicación a la que vaya a destinarse. Los yesos de tipo I y II son muy blandos y pueden considerarse materiales para impresiones clínicas, más que para laboratorio.

Al desarrollar un modelo, puede que se necesite un modelo único o bien uno divisible. En el primer caso, se utilizan más los yesos de tipo III o IV. El tipo III se emplea habitualmente para duplicados y el IV para realizar encerados, moldeo de placas y prótesis provisionales.

El yeso de tipo IV, como Elite Rock, es muy popular por su facilidad de uso, su fraguado relativamente rápido y su precisión en la reproducción del detalle; además del detalle y la presencia de una superficie lisa y homogénea, es importante lograr la dureza adecuada.

No en vano, el yeso se somete a una manipulación continua y a esfuerzos que podrían perjudicar su integridad. Es oportuno conservar los modelos en buen estado hasta que finalice el plan de tratamiento, yaque representan una herramienta útil para la valoración del estado anterior del paciente.

El yeso de tipo V se utiliza cuando se requiere una especial estabilidad dimensional y resistencia. La elección del tipo de yeso es crucial y representa un paso imprescindible para permitir el correcto desarrollo de algunas fases clínicas y de laboratorio.


¿Quieres más información sobre Zhermack gypsum?

Ir al catalogo