13

Nov

Sin categoría

Desinfección de las superficies odontológicas: guía para la selección del mejor producto

En cualquier estructura sanitaria, ya sea pequeña, mediana o grande, es absolutamente necesario llevar a cabo una correcta desinfección y esterilización de las superficies y de los objetos utilizados en los tratamientos, con el fin de evitar, prevenir y reducir en la mayor medida posible el riesgo de transmisión de microorganismos patógenos a los operadores sanitarios, los pacientes, los visitadores y los objetos mismos.

Los procesos de desinfección y esterilización constituyen el baluarte de la excelencia clínica, a la par de la calidad del tratamiento proporcionado.

Un proceso correcto de antisepsia, desinfección y saneamiento, si bien no es la única solución a las infecciones, desempeña un papel fundamental para la seguridad de los lugares de trabajo y de los tratamientos sanitarios.

En el ambiente sanitario, la elección del desinfectante está estrechamente vinculada al principio de criticidad, que puede ser de 3 grados: no crítico, semi-crítico, crítico.

La criticidad no es el único parámetro que hay que tener en cuenta al seleccionar el desinfectante. De hecho, es necesario considerar otros 3 criterios fundamentales:

  1. características de la solución
  2. modo de empleo
  3. aplicación correcta

Antes de hablar de desinfección de las superficies, es necesario aclarar un concepto importantísimo: la detersión. En efecto, es necesario realizarla antes de la desinfección. Si la superficie no se limpia bien con agentes limpiadores, la eficacia del proceso de desinfección podría verse comprometida.

En el ámbito odontológico es posible encontrarse frente a 2 niveles de criticidad:

  • nivel semi-crítico, es decir, superficies en contacto directo con mucosas y piel no íntegra; se utiliza un desinfectante activo contra: Herpes Simplex Virus, HBV, HCV, HIV, virus y Mycobacterium tuberculosis.
  • nivel no crítico, es decir, superficies en contacto directo con piel intacta pero no con las mucosas; se utiliza un desinfectante activo contra: Herpes Simplex Virus, HBV, HCV, HIV y virus.

Es posible elegir desinfectantes con o sin alcohol según la evaluación del nivel de criticidad; en base a los requisitos, se puede proceder a la selección de fórmulas, sustancias y tiempos diferentes de acuerdo con las necesidades del caso.

Artículo a cargo de Stefania Barbieri


¿Desea más información sobre los productos y soluciones de Zhermack Dental?

Contáctenos